Iglesia Nuestra Señora de Balvanera

En 1797 los frailes Damián Pérez y Juan Rodríguez, bajo la advocación de la Virgen de Valvanera (NdelA: es correcto el uso de la V), construyeron en los terrenos donados por los esposos González Varela conocidos como Miserere, un importante hospicio con 18 habitaciones, un refectorio y dependencias al que posteriormente se agregaría un oratorio, antecesor de la actual iglesia, dedicado a Nuestra Señora de Balbanera (NdelA: con el cambio ortográfico). Todo se realizó con el aporte de limosnas de los vecinos.
El 1° de Abril de 1833, monseñor Mariano Medrano y Cabrera, vicario apostólico, erige la parroquia del mismo nombre. Seis años más tarde, el maestro mayor José Santos Sartorio comienza la construcción del nuevo templo. El mismo fue inaugurado con la presencia del Brigadier General don Juan Manuel de Rosas, gobernador de Buenos Aires, y su hija Manuelita el 4 de abril de 1842. Fue la unica parroquia creada en época de Rosas.

El templo, como dijimos, se comenzó a construir en el año 1833 en base a un diseño de José Santos Sartorio (que había construido la casa de Rosas en Palermo).

El 29 de septiembre de 1856 asume el presbítero Wenceslao Ángel Brid como párroco de Balbanera. Éste le encargo al arquitecto constructor Antonio Picarel, aumentar la altura a la cúpula y llevar a tres el número de naves. Y adquirió sus características arquitectónicas actuales en el año 1930.

De estilo barroco acotado posee dos torres, campanario y reloj, frontispicio de 3 arcos de columnas corintias y atrio. El interior de tres naves, con iluminación natural por óculos, en las laterales; techo de cañón corrido con pinturas al fresco.

Las estaciones del Vía Crucis es una muestra de pequeños óleos sobre madera dignas de observarse.

Una gran cúpula central y dos cupulitas laterales revestidas de pequeñas cerámicas en escamas albergan la planta circular de la Basílica Santa Rosa de Lima, construida en 1934. La misma tiene ventanitas (óculos) decoradas con vitreaux. El frente de esta obra ecléctica de ladrillos a la vista posee gran tímpano trunco con hornacina y la Virgen; rosetón; escalera de acceso con tres puertas de hierro; faroles góticos; arcos de medio punto traversos; decoración en mosaico sobre dinteles y muchos otros detalles. Impacta el interior por su columnata de mármol verde veteado y capiteles orientales. 

El Órgano
Un primer órgano fue instalado en esta iglesia en 1842 pero no sabemos ni su origen ni tampoco quien fue la persona que lo montó. Algunos elementos de dicho instrumento fueron usados en 1875 por Alberto Mateo Poggi para instalar el nuevo órgano, probablemente uno fabricado por la casa Giovanni Tonoli. 

En 1902 el organero Donato Sangaletti trabajo sobre este instrumento usando materiales comprados a la fábrica italiana Giacomo Locatelli y que fueron agregados al órgano Tonoli original. Se le puso una nueva consola, fachada y algunos mecanismos fueron incorporados.

En 1996 después de muchos años de abandono, el órgano fue restaurado por el organero Enrique Godoy quien mantuvo todos los elementos y mecanismos originales reincorporando también las 4 filas más altas del ripieno (registro del coro principal) que habían sido eliminadas en 1902 (con nuevos tubos comprados a Italia - 33a-36a-40a-43a-). 


Cinco filas más de ripieno se pueden llamar accionando un pedalín. Por lo tanto, agregando estas 9 filas del ripieno a los principales de 16', 8', 4' y 2' en el Manual I se obtiene la línea de ripieno más grande montada sobre una única secreta en la Argentina, totalizando así 13 filas.

Evangelizar y educar
El Colegio se fundó por iniciativa del Gobernador de Buenos Aires, Pastor Obligado, quien convocó a la Congregación de Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús de Betharram, conocida como Padres Bayoneses. Alquilan un "modesto solar de planta baja, que medía 40 varas por 50, con un patio interior", perteneciente a Don Tomás Rebollo, que lo había utilizado como depósito de cueros y lanas y que se encontraba en Azcuénaga y La Piedad (hoy Bartolomé Mitre) comienzan a dar clases en 1858. En septiembre de ese año, la Congregación adquiere un terreno sobre la actual calle Teniente General Juan Domingo Perón, donde se construye el edificio que es hoy la sede del Colegio. Y el segundo ciclo lectivo, inaugurado el 19 de marzo de 1859 es en las nuevas instalaciones.
Fue la primera experiencia educativa que incorporó la pedagogía francesa, entonces de avanzada, su fundación, desarrollo e historia están íntimamente ligados a la Iglesia Nuestra Señora de la Balbanera.
Debido a la presencia de la parroquia y del colegio muchos franceses de esa zona o de Bordeaux vivían en las cercanías, pueden confrontarse los Censos de esas épocas (1840 al 1880). En los libros de la parroquia de Balbanera hay una enorme cantidad de galos, casados, o bautizando a sus hijos.
Bautizados y educados
En ella fueron bautizados Leandro Nicéforo Alem, político fundador de la Unión Cívica Radical, y el poeta, narrador, dramaturgo y ensayista Leopoldo Marechal.
En las aulas del Colegio San José, estudiaron el Doctor Hipólito Yrigoyen, dos veces presidente de los argentinos y el primer mandatario que fue derrocado por un golpe cívico militar, el Perito Francisco Pascasio Moreno, descubridor de buena parte de la patagonia cordillerana argentina y fundador de la Sociedad Científica Argentina, el paleontólogo Florentino Ameghino, el Cardenal Santiago Luís Copello, el Doctor Luís María Drago, quien entre 1902 y 1903 ejerció como ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, y algún tiempo después como miembro del Tribunal permanente de arbitraje de La Haya, los historiadores contemporáneos Félix Luna y José María Rosa.
Tango
Jorge Luís Borges, en su “Milonga de Jacinto Chiclanasin citarlas explícitamente nombra a las torres de la iglesia cuando dice “Sobre la huerta y el patio/ las torres de Balbanera / Y aquella muerte casual / En una esquina cualquiera”.
La crisis es atea
Con motivo de la crisis socioeconómica que padeció la Argentina en la década de 1990 el Colegio San José corrió el riesgo de ser cerrado por las altas deudas contraídas. Gracias a la gestión de un grupo importantes de ex alumnos y con el fin de preservar la memoria histórica de los argentinos, por Decreto 950/98 de fecha 14 de agosto de 1998, se declaró “Monumento Histórico Nacional a la Iglesia de Nuestra Señora de Balbanera y su dependencias y al edificio donde funciona el Colegio San José, ubicados Azcuénaga y Bartolomé Mitre, Ciudad de Buenos Aires”. La planta baja del inmueble se reacondicionó y se instalaron locales comerciales que se alquilan para solventar los altos gasto de mantenimiento.
Un Santo Famoso
La iglesia de Balbanera es el principal Santuario de San Expedito en la Capital Federal. La imagen de este santo muestra en su mano derecha una cruz de madera en la que se lee "hodie" (hoy, en latín). Debajo de su bota hay un cuervo muerto que tiene adherida la expresión "cras" (mañana, en latín). Expedito era el comandante de una legión de soldados romanos. Cierto día la gracia de Dios tocó su corazón y se convirtió al cristianismo, pero cuando iba a convertirse apareció un cuervo –como símbolo del mal- que gritaba "cras, cras" (mañana, mañana). La respuesta fue "hodie" "hodie" (hoy, hoy) y con su pie aplastó al pajarraco.

En la década del 60 la imagen de San Expedito fue retirada de la Iglesia siguiendo directivas del Concilio Vaticano II; durante décadas el santo y su imagen estuvieron ausentes del imaginario católico; en el año 2001 el papa Juan Pablo II excluyó de la última versión del Martirologio romano toda referencia a San. Expedito; sin embargo, desde ese año las estampitas, creadas poco antes en Brasil, invaden nuestro país; posteriormente, en el año 2004, la imagen fue reubicada, luego de que fuese encontrada en un depósito de la iglesia. Esto acto estuvo en coincidencia con un boom de veneración al santo, hasta entonces ignoto en Buenos Aires, gracias a la comedia televisiva “Los Roldán”: el personaje que interpretaba Claribel Medina le rezaba a San Expedito, patrono de las causas urgentes.

El Observatorio San José
Aunque no es posible fechar el inicio de la actividad amateur en este país, es posible al menos suponer que el Observatorio San José (1914) fue uno de los primeros observatorios de este tipo en la ciudad de Buenos Aires y posiblemente en la Argentina.

La idea de instalar un observatorio astronómico en el mirador perteneció a los padres Pedro Pommes y Lamanne. La fecha de adquisición del telescopio principal es incierta y se ubicaría entre 1910 -paso del cometa Halley- y 1914 -construcción del observatorio-. Habia telescopio de menor tamaño donado por el Dr. Sinforoso Molina y estuvo alojado en la habitación del padre Pommés hasta que fue instalado el nuevo.

En la actualidad funciona, y se dictan alli cursos de astronomia y visitas guiadas los dias viernes de 20:00 a 22:00. 

La Cruz del Buen Pastor
Tras asumir el papado, el Francisco rechazó el pectoral de oro que han llevado sus antecesores y prefirió seguir utilizando aquel de hierro con el que había llegado al Vaticano siendo el cardenal Jorge Bergoglio. En el pectoral de Francisco, de procedencia jesuita, Jesús está vivo y no crucificado, se lo ve de pie junto a sus ovejas, como todo buen pastor. “El diseño muestra a Jesús en acción, protegiendo a su rebaño y llevando en sus hombros a la oveja descarriada: lastimada, débil, pecadora. Me conmovió que ese fuera el mensaje del nuevo Papa, un Jesús vivo”, relató la orfebre argentina Claudia Pistarini (www.claudiapistarini.com) y dijo, en un reportaje publicado por el matutino Clarín, que tras bucear en la historia del pectoral se acercó a la parroquia de Balvanera, donde sirve como devota, y el párroco le contó que no había cruces con ese diseño. “Yo te la voy a hacer”, cuenta que le dijo al religioso y el 19 de mayo del 2013 la presentó allí. Y es donde se comenzó a comercializar.  La cruz del buen pastor condujo a la orfebre por un nuevo camino, el de la beneficencia. Previo a la Jornada Mundial de la Juventud, en Río de Janeiro, Pistarini donó cientos de cruces para que las portaran los jóvenes que iban a participar del encuentro con el Papa. 

Evita
Los abuelos paternos de Maria Eva Duarte de Perón se casaron el 6 de noviembre de 1850 en esta iglesia. Ellos eran François Uhart (para unificar las diversas formas erráticas que se había escrito el apellido Uhart, una decisión judicial resolvió que se debía escribir como Duarte) y Marie Manechena Etchegoyen.

©Miguel Cabrera

No hay comentarios: